La teoría de juegos y qué pasa con Pablo Casado

Todas las decisiones tienen consecuencias pero mientras algunos resultados solo dependen de las propias acciones, hay casos en los que afectan otros factores. Y ello nos lleva a hablar de los juegos.

Un juego es una situación estratégica donde se produce una interacción, cuyos resultados no solo dependen de las decisiones propias, sino también, de aquellas que tome el resto de participantes. La teoría de juegos es muy útil para explicar situaciones de la realidad, y en este caso, nos va a servir para plantear el escenario político que traen las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid desde la perspectiva del Partido Popular.

Veamos las opciones que se presentan para Pablo Casado:

-SI AYUSO PIERDE: Con un triunfo del PSOE o del bloque de izquierdas, el Partido Popular perdería su principal bastión autonómico, poniendo en evidencia la estrategia de Ayuso a la hora de convocar elecciones. Según las últimas encuestas, esta situación podría llegar a darse con una pérdida de votos por parte de VOX, que impediría el pacto de la derecha, aunque el PP obtuviera más votos en los comicios. El Partido Popular no puede permitirse una derrota más. Si Ayuso pierde, Casado pierde.

-SI AYUSO GANA: Frente a un PP que mira al centro y pretende cubrir el espacio que dejará Ciudadanos (descanse en paz), la Ayusomanía colecciona votos a la derecha del espectro político, fagocitando el mercado de VOX. El partido de extrema derecha puede constituir la llave del futuro Gobierno madrileño y a su vez, ser un socio incómodo con el que el Partido Popular tenga que explicar su estrategia nacional a largo plazo.

Isabel Díaz Ayuso se ha erigido como una líder nacional. La amas o la odias. Es una máquina de fabricar titulares que le garantizan presencia continua en los medios nacionales. Véase como ejemplo la negociación de la vacuna Sputnik, que no solo desvió la atención del resto de candidatos a la CAM sino que marcó la agenda de Pedro Sánchez. Hoy, Ayuso es la líder de la oposición de Sánchez. Con estos antecedentes, ¿alguien cree que las aspiraciones políticas de Isabel Díaz Ayuso se apaciguarán en Madrid? Si Ayuso gana, ¿Casado…?

4 de mayo. Jaque al rey.

 

 

 

 

Publicado en: Blog